NC PROPONE UN PLAN CANARIO DE TRANSICIÓN ENERGÉTICA HACIA LAS RENOVABLES

NC propone un plan canario de transición energética hacia las renovables


Rodríguez dice que la eliminación del impuesto al sol y la ampliación del cupo de energías limpias logrado por NC en el acuerdo del PGE viabiliza esta propuesta

El presidente de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, afirmó hoy que Canarias está en condiciones de “iniciar un proceso de transición energética, realmente transformador”, hacia un nuevo modelo basado en las renovables gracias al acuerdo de apoyo a los presupuestos estatales de 2017 y del nuevo Régimen Económico y Fiscal (REF) en sus aspectos económicos. Rodríguez planteó la puesta en marcha de un plan canario de transición energética impulsado por la eliminación del impuesto al sol, la ampliación del cupo de la potencia de las energías limpias en 300 megavatios y la supresión de las imitaciones a la producción vinculada al ciclo del agua. Estas tres medidas y el enorme potencial natural de las islas en materia eólica y fotovoltaica, en opinión de NC, “permitirá a Canarias caminar hacia un sistema autosuficiente, limpio de contaminantes, con energía más barata” para los hogares, las empresas y el sector primario, “generador de miles de puestos de trabajo y con otro valor añadido” para su principal motor económico, el turismo.

En Canarias “ya es posible”, según el presidente de NC, “poner en  marcha un proceso realmente transformador” al disponer de las bases para pasar del modelo actual, “dependiente, contaminante, caro, controlado” por los grandes oligopolios de los combustibles fósiles (petróleo y gas) y apoyado por el Gobierno presidido por Fernando Clavijo; a otro “más democrático, menos costoso, eficiente y seguro”, centrado en las renovables y defendido por los nacionalistas progresistas.

Román Rodríguez dijo que el Archipiélago tiene que “emprender su propio camino a través de un plan de transición” que, basado en las medidas incluidas en el acuerdo de NC sobre el PGE y el nuevo REF, desarrolle las “enormes potencialidades” naturales de las islas en materia eólica y fotovoltaica, entre otras.

Este acuerdo, subrayó, contiene los “mimbres” para lograr este objetivo al eliminar el impuesto al sol, ampliar la potencia de renovables en 300 megavatios y excluir las limitaciones existentes a la producción basada en el ciclo del agua.

Con la desaparición del impuesto al sol, Rodríguez dijo que las empresas, el sector primario y los hogares, que opten por poner los paneles solares antes de 2023 y de forma indefinida, dejarán de pagar el peaje por el transporte y la distribución a la red, se autoabastecerán y venderán la energía sobrante a la empresa suministradora. Además, agregó, “daremos un paso muy importante” hacia la soberanía energética. A modo de ejemplo hizo hincapié en que la mitad de la energía limpia producida en Alemania proviene del autoconsumo.

Después de la entrada en vigor de los PGE de 2017 a comienzos del próximo mes de julio, el presidente de NC indicó que el Ejecutivo estatal, cuando proceda y con la previsión de 2018, sacará una convocatoria “diferenciada” para Canarias, con un mínimo de 300 megavatios, que permitirán instalar nuevos molinos y placas fotovoltaicas.

Román Rodríguez aseguró que el contenido del acuerdo de NC es una apuesta “decidida por avanzar” hacia un nuevo modelo energético “más democrático”, con una mayor presencia de las energías limpias, “más económico, competitivo y menos dependiente” de las grandes multinacionales.

El dirigente nacionalista exigió al Gobierno de Clavijo que “renuncie a su apuesta” por el gas y “empiece ya, sin perder más tiempo”, a diseñar un plan canario de transición energética “coordinado” con el resto de las instituciones públicas y los organismos ciudadanos y sociales más representativos de las islas.